El operativo para identificar a los caídos en Malvinas costará $ 22 millones

 

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) elaboró un presupuesto de unos 22 millones de pesos para el operativo destinado a conocer la identidad de los 123 soldados caídos en el conflicto del Atlántico sur y cuyos restos se guardan en el cementerio de Darwin bajo lápidas sin nombre.

Así surge del documento conocido como Plan de Proyecto Humanitario (PPH), publicado este jueves por el matutino El Cronista.

Para la realización de la misión, el organismo con sede en Ginebra elaboró un presupuesto que oscila entre los 1.100.000 y 1.400.000 francos suizos. A la cotización de este miércoles, el costo del operativo asciende a $ 22.004.792, que se utilizarán para abonar los análisis de laboratorios, la compra de materiales y equipos, los gastos de misión, alquileres y gastos de transporte y los honorarios de los profesionales, entre otros conceptos.

El organismo internacional podrá emitir una ampliación del presupuesto que, al igual que lo ya presupuestado, será financiado por la Argentina y el Reino Unido, en tanto que al momento, no se acordó el porcentaje con el que afrontarán los costos de la misión.

Según la documentación, en las próximas semanas comenzará a desplegarse en las islas Malvinas un equipo de avanzada de la misión humanitaria acordada entre la Argentina, el Reino Unido y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) con el fin de conocer la identidad de los 123 soldados caídos en el conflicto del Atlántico sur y cuyos restos se guardan en el cementerio de Darwin bajo lápidas sin nombre.

Del acuerdo firmado el pasado 20 de diciembre entre el vicecanciller Pedro Villagra Delgado y su contraparte británica, Alan Duncan, se indicó que la dirección del proyecto estará a cargo de un Jefe de Plan Humanitario, a cargo de la coordinación general, y un jefe de la operación forense, que será a su vez jefe adjunto de la misión.

Según el artículo 4 del texto, el Gobierno argentino seleccionará dos especialistas puestos a consideración de la Cruz Roja, mientras que el Reino Unido tendrá la misma opción. Los integrantes serán informados en marzo, dos meses antes del inicio de la operación.

La exhumación de los restos y la toma de muestras se extenderán entre junio y septiembre de 2017, en un lapso de dos a tres meses que coincide con el invierno austral, ideal para remover el terreno ya que merman las habituales lluvias sobre el archipiélago.

Las tumbas de los soldados argentinos serán exhumadas de a una a la vez, y de allí se extraerán “muestras de tejido esquelético para una prueba de ADN”. Inmediatamente tomadas las muestras, los cuerpos serán inhumados “en sus tumbas correspondientes y en féretros apropiados”, respetando el estado original de las sepulturas.

Para los fines de la misión se construirá una morgue temporaria en el mismo cementerio de Darwin, instalada sobre contenedores desde los que se realizará el tratamiento de las muestras de tejido y las evidencias conexas.

Desde Malvinas, el equipo de la Cruz Roja enviará regularmente muestras al laboratorio que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) tiene en Córdoba, donde “se establecerá el perfil de ADN”y “se efectuará la comparación con muestras de referencia de familiares”.

Argentina autorizó la misión “en atención a la naturaleza estrictamente humanitaria de la iniciativa y al compromiso asumido por el gobierno argentino en llevar adelante el reconocimiento de los restos de los soldados caídos”, precisó cancillería.

Cabe recordar que en enero de 2013 Argentina y el Comité Internacional de la Cruz Roja suscribieron un acuerdo para facilitar las operaciones de esta organización “en el marco de su mandato internacional humanitario independiente, neutral e imparcial”.

La identificación de los restos es un viejo anhelo de los familiares de las víctimas que perecieron en el conflicto. En 2012, la expresidente Cristina de Kirchner solicitó la intervención de la Cruz Roja para proceder a la identificación.

La organización tuvo una activa participación humanitaria durante la guerra de 74 días que terminó con la capitulación del gobierno dictatorial de Argentina y un saldo de 649 argentinos y 255 británicos muertos. La Cruz Roja visitó y registró a los prisioneros de guerra, que según sus informes ascendieron a 11.700, así como colaboró en la transmisión de mensajes entre éstos y sus familiares.

Asimismo, participó en la identificación de víctimas en otras partes del mundo, por ejemplo en Honduras, donde ayudó en la identificación de los 360 muertos en el incendio del penal de Comayagua en 2012.