Interés General

Por el dólar, Chile ya no es un paraíso de compras

El “boom” de los viajes a Chile parece que ha terminado. O, al menos, está en una franca implosión. La explicación no tiene ninguna relación con la nutrida oferta de paisajes cordilleranos, ni con el agua helada del Pacífico, ni con la cordialidad del pueblo trasandino. Nada de eso. Esto es por plata: mientras el dólar en la Argentina ya araña los 20 pesos, en los bancos de Santiago no para de bajar, lo que ha vuelto mucho menos favorable la visita a la que fuera calificada como la “Miami” de América latina.

Un estudio difundido a fines de enero por la Cámara Nacional de Comercio de Chile (CNC), con datos del cuarto trimestre de 2017 sobre ventas a extranjeros con tarjetas de crédito y débito, confirma lo que se puede advertir desde este verano en los shopping chilenos: ya no se ve el mismo furor de argentinos comprando compulsivamente, como había venido ocurriendo en los últimos dos años.

El informe dice que las compras de extranjeros se frenaron respecto del mismo periodo del año anterior debido “en gran medida, a la desaceleración en la llegada de argentinos al país y por el menor crecimiento de sus gastos, que fueron el motor de las compras con tarjeta extranjera en los últimos tiempos”.

Entre otras cosas, el relevamiento chileno compara que entre enero y noviembre de 2017 el ingreso de argentinos por aire y tierra aumentó “sólo” 17 por ciento, versus una suba del 49 por ciento en 2016 y de 47 puntos porcentuales en 2015.

Hablando específicamente de las compras de argentinos (que según la CNC representan casi el 40% de las de extranjeros en Chile), el informe dice que en el cuarto trimestre de 2017 hubo una caída interanual del 7,8 por ciento. La baja es relevante si se coteja con este otro dato: entre octubre y diciembre de 2015 y el mismo periodo de 2016, el gasto de argentinos con tarjetas se había duplicado (106% más).

Finalmente, el análisis de la entidad chilena dice que la categoría “Shopping” fue la que más se vio perjudicada, con una baja del 7,1 por ciento interanual en el cuatro trimestre del año pasado, lo que “se debe principalmente por la caída de las compras de argentinos”.

Explicaciones

“El peso chileno anota su mejor inicio de año ante el dólar desde 2002”, titulaba el diario chileno La Tercera a comienzos de enero. Y no era para menos, a partir de un alza en el valor mundial del cobre (algo así como la soja para la Argentina), el billete verde cayó a 606 pesos chilenos, un 10 por ciento menos que en enero de 2017 y 16,9 puntos porcentuales por debajo de los 730 pesos a los que llegó a cotizar el primer mes de 2016, cuando los shoppings y outlet de Santiago, Quilicura, Los Andes, Viña del Mar y La Serena explotaban de “trasandinos”.

En paralelo, de este lado de la Cordillera, la moneda estadounidense continúa su escalada ascendente, alcanzando casi los 20 pesos el jueves pasado. Esto es un 14 por ciento más que hace tres meses.

Si se compara con enero de 2017, cuando cotizaba a 16,30, la suba ha sido del 21 por ciento, y cotejando con dos años atrás (estaba a 14), la diferencia es de 41 puntos porcentuales.

Sin diferencia

Otra investigación realizada en Chile, en este caso por la consultora Gfk Consumer Choices, habla del fenómeno del achicamiento de la brecha de precios entre ambos países como causa principal para una merma en las ventas de los comercios de ese país. El informe es de octubre pasado, cuando incluso todavía no se había producido el 14 por ciento de avance del dólar en el último trimestre en Argentina.

El informe dice que “si entre enero y agosto de 2016 comprar una notebook en Argentina era 58 por ciento más caro que en Chile, en el mismo lapso de 2017, esta diferencia bajó a un 17 por ciento”. Respecto de los smartphones y los smart TV, la situación se modificó de forma similar: la brecha entre los valores de los productos comprados en Chile y en Argentina se redujo, haciendo cada vez menos justificables los gastos del viaje (ver Cuánto cuesta…).

En productos tecnológicos, además de por la variación asimétrica del dólar, la diferencia se achicó notablemente debido a que en la Argentina los precios de estos productos subieron mucho menos en 2017 de lo que lo habían hecho en los años previos (ver No conviene comprar…).

En las agencias de viajes en Córdoba, en tanto, también se advierte una merma en el interés por los paquetes de tours de compras. “El tema es básicamente por los precios: ya no es tan conveniente y no son tan atractivos algunos rubros, como sí lo era en los últimos años”, dijo a La Voz José González, presidente de la Asociación Cordobesa de Agencias de Viaje (Acav). “Cuando comprar productos electrónicos no es tan conveniente, la gente, que por dos o tres veranos eligió Chile para viajar, vuelve a Brasil, donde las playas son infinitamente mejores que las del Pacífico”, explicaron desde una de las agencias que vende paquetes a Viña del Mar y La Serena.

Cómo seguirá el dólar

Para Lucas Croce, analista financiero, la suba del dólar en Argentina debería empezar a frenarse o, al menos, “a estabilizarse en torno a los 20 pesos para luego crecer junto con la inflación”. Al mismo tiempo, se espera que la moneda estadounidense siga perdiendo en el resto del mundo frente a las otras divisas, el peso chileno incluido. “Por cada euro, te dan 1,24 dólares, una relación que no se daba desde 2014. En todo el mundo está perdiendo terreno”, agregó el especialista en diálogo con La Voz, dejando entrever que la conveniencia de ir a Chile a comprar seguirá en baja.

Respecto de las expectativas de una corrida del dólar acá, Juan Pablo Carranza –economista e investigador de la Universidad Nacional de Córdoba y director del Instituto de Investigaciones Córdoba-Ciudad– dijo que “no va a ocurrir” porque el Gobierno tiene “un enorme colchón de dólares para intervenir si hiciera falta” y podría bajarlo todo lo que quisiera. “No lo hace porque está cómodo con un valor en torno a los 20 pesos, que creo que será el precio que tendrá por un tiempo, hasta que la presión de los exportadores vuelva a trepar”, apuntó.

Según la Encuesta de Operadores Financieros del Banco Central chileno, el dólar seguirá bajo en ese país por lo menos hasta octubre, para luego mantenerse entre los 615 y los 620 pesos chilenos hasta diciembre. Según los 60 operadores que participan del informe, la volatilidad del dólar frente a otras monedas y la fortaleza del cobre, el principal producto chileno, explican la apreciación del peso.

WhatsApp Minuto Fueguino
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Popular

Contacto Publicitario Minuto Fueguino
Arriba
error: Contenido Protegido!