Política

Se cumplen 66 años de la muerte de Eva Perón

El 26 de julio de 1952, a las 21:40, el locutor de la Secretaría de Información Pública leyó el histórico comunicado que informaba el “paso a la inmortalidad, a las 20.25 de la jefa espiritual de la Nación“.

Este jueves se cumple el 66° aniversario de la muerte de María Eva Duarte de Perón, que falleció de cáncer a los 33 años. La abanderada de los humildes, como la llamaban sus admiradores, marcó un punto de inflexión en la historia argentina al convertirse en ícono de la lucha social y de las mujeres dirigentes para las generaciones posteriores.

Una mujer llamada Eva

Eva Duarte de Perón, Evita, nació el 7 de Mayo de 1919 en Los Toldos (Provincia de Buenos Aires) en el seno de una familia muy humilde. Siendo cantante y actriz radiofónica conoció a Juan Domingo Perón en 1944 en un acto que se realizó en Luna Park a beneficio de los damnificados del terremoto en la provincia de San Juan–mató entre 7.000 y 10.000 personas e hirió a más de 20.000– con quien se casó el 22 de octubre de 1945.

A pesar de que nunca tuvo un puesto oficial en el gobierno, Evita tuvo un rol trascendente en el primer mandato de Perón (1946-1952) premiando generosamente a los trabajadores a través del aumento de sus salarios. Luego de eliminar los subsidios a la tradicional Sociedad de Beneficencia, la reemplazó con la Fundación Eva Perón, cuyos fondos fueron utilizados para establecer cientos de hospitales, escuelas, orfanatos, casas para personas de edad y otras instituciones de caridad.

“Ella era muy querida por el pueblo que recibía los regalos y muy odiada por los comerciantes y los opositores. Fue una figura muy discutida y santificada por la mitología peronista”, recordó el historiador Jose Ignacio Garcia Hamilton. “El feminismo de Evita era muy particular porque decía que las mujeres se realizaban en función de la entrega por sus hombres. Sin embargo, se la recuerda como una gran feminista”, añadió.

Evita y el voto femenino

La esposa de Perón fue la artífice de la sanción de la Ley 13.010 (en Septiembre de 1947) que incorporó a la mujer a la actividad política, permitiéndoles la emisión del voto, actividad que hasta ese momento era sólo derecho y obligación de los hombres.

“Fue una figura importante del gobierno peronista. Perón fue excesivamente personalista y no quería que un dirigente de su propio partido le hiciera sombra y por eso le otorgó poder a su esposa”, expresó el historiador José Vazeilles. “Ella tenía mucha pasión, talento político y cobró vuelo propio. Tenía una actitud muy fuerte”, agregó.

Eva Perón anhelaba acompañar a su marido en la fórmula presidencial para el año 1952. Sin embargo, el cáncer, y diferencias con el Ejército y sectores del partido Peronista le jugaron una mala pasada.

“Mis descamisados, yo quisiera decirles muchas cosas, pero los médicos me han prohibido hablar. Yo les dejo mi corazón y les digo que estoy segura, como es mi deseo, que pronto estaré en la lucha, con más fuerza y más amor, para luchar por este pueblo al que tanto amo, como lo amo a Perón”.

Estas palabras las pronunció Evita interrumpidas por el llanto el 17 de octubre de 1951, en el festejo de un nuevo aniversario del Día de la Lealtad, con su salud ya muy deteriorada, en lo que fue uno de sus últimas palabras públicas para con su pueblo.

WhatsApp Minuto Fueguino
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Popular

Contacto Publicitario Minuto Fueguino
Arriba
error: Contenido Protegido!